Instalaciones

Nuestras instalaciones destinadas al cebo de corderos se componen de 3 naves con capacidad  total para 5000 cabezas, aproximadamente.

La primera nave está dedicada a la fase inicial del cebo, cuando los animales son más pequeños. En ella establecemos un riguroso control de la alimentación; en el momento de la recepción de los corderos estos son sometidos a un proceso de desparasitado y estabilizado que consigue reducir los niveles de estrés y acortar el tiempo de adaptación de los mismos. Posteriormente clasificamos por tamaño el ganado y separamos los machos de las hembras.

Tras este proceso los animales pasan a la segunda nave, donde se lleva a cabo la fase de engorde. En esta etapa, en la cual se les administra el pienso de cebo hasta 10 ó 12 días antes del sacrificio, seguimos controlando la alimentación suministrando piensos medicados.

La última etapa del proceso se lleva a cabo en la tercera nave y consiste en la preparación de los corderos para el sacrificio y posterior consumo. Para esto se elimina del pienso todo tipo de medicamento, y se procede a la reclasificación del ganado por peso.

 

Para el engorde del ganado bovino disponemos igualmente de 3 naves con capacidad para unas 1000 cabezas.

A la llegada del ganado a nuestras instalaciones le suministramos un tratamiento para reducir el estrés del transporte y ayudarle a una rápida adaptación, además de ser debidamente vacunado. Tras esta primera fase se clasifican por sexos, y se cambia su alimentación por otra más energética enfocada al engorde. Una vez el ganado alcanza los pesos que el mercado demanda son enviados al matadero para su sacrificio.



Para el transporte de ambos tipos de ganado, ovino y bovino, disponemos de vehículos adaptados según las normativas vigentes tanto para la entrada como para la salida de nuestras explotaciones.